La Calle como una Quebrada, Paisajes de la Negociación

FUTURIZA: PANORAMA Y MATERIA
Camila Medina Novoa para LOFscapes
10.12.2018

 


Si bien en contextos urbanos el concepto paisaje se asocia casi exclusivamente al estado rural en que se conserva parte de la periferia de las ciudades, o a extensos parques fuertemente conectados con un imaginario de “naturaleza sanadora,” en esta columna se aborda a la calle como la forma más cotidiana para vivir el paisaje urbano. Tal como las quebradas, estos surcos lineales son microclimas de una topografía, pero artificial. Al estar en la ciudad, son a su vez un espacio de encuentro entre sistemas naturales y sistemas antropizantes, un proceso de negociación donde la mayoría de las veces, son los sistemas naturales los grandes perdedores.

 

Although landscape, in urban context, is almost exclusively associated to the rural state of the cities periphery, or to “healing nature” urban  parks, in this column the street is approached as the most daily way to live the urban landscape. Like ravines, these linear grooves are microclimates but of an artificial topography. In the city, they are also a meeting place between natural systems and anthropic systems, a negotiation process where, in most cases, natural ones are the big losers.


Pese a que la vegetación nativa de la Región Metropolitana –entiéndase como espinos y praderas– está adaptada a un clima mediterráneo de estación seca prolongada y, por lo tanto, es resistente a la escasez de agua, la vegetación más frondosa de la zona –el bosque esclerófilo– se asocia a las escorrentías provenientes de la Cordillera, es decir, se emplaza junto a las quebradas (1) donde escurren las aguas resultantes de los deshielos. Estos son lugares de sombra que escapan del calor estival y que generan microambientes favorables para el adecuado desarrollo de la vegetación. Cuando las quebradas corresponden a un “paso estrecho entre montañas,” sus laderas –predominantemente– norte y –predominantemente– sur se distinguen por su vegetación, la cual responde a las condiciones de exposición solar y de sombra respectivamente. Sin embargo, su principal característica es que las quebradas son lugares dinámicos debido a los efectos del paso del agua, que por su velocidad erosiona y construye un paisaje asilvestrado, escarpado y de variada vegetación. A medida que la quebrada baja desde la alta montaña se encuentra con el valle en los espacios cóncavos de la Cordillera, los cuales son, en palabrasdel arquitecto Rodrigo Pérez de Arce A., “espacios esencialmente orientados por su declinación en planta, así como por su declinación topográfica.” (2) 

En el contexto de la ciudad Santiago, la topografía urbana se define físicamente por las edificaciones en altura y por el aire que las distancia. En ella, la calle emerge de manera análoga a la quebrada, es decir, como una hendidura por donde tiende a dirigirse el agua y, por ende, a crecer la vegetación. En base a lo anterior se puede establecer que la calle, como una quebrada urbana idónea para el desarrollo de ecologías y servicios ambientales en la ciudad, no se ha explotado apropiadamente, debido a la frecuente impermeabilización de los suelos, el reducido espacio para el crecimiento de los árboles entre palmetas de concreto, la mala práctica de la poda y la ineficiente interacción entre infraestructura – eléctrica, de telecomunicaciones, de agua potable y servida– y flora. 

Parte de los beneficios de comprender a la calle como un sistema ecológico se deducen de estudios realizados en la revista Urban Forestry & Urban Greening, donde se explica, por ejemplo, que las copas de los árboles tienen la capacidad de interceptar las precipitaciones reduciendo inundaciones y ayudando al drenaje urbano. En este sentido, dar espacio a los sistemas naturales pueden determinar incluso un mejor funcionamiento de los sistemas urbanos. De hecho, el resguardo de las copas no solo protege las superficies de tierra, sino también es un beneficio en sectores pavimentados, debido a que se protege de la acción corrosiva de la lluvia directa y con ello se minimizan los gastos de mantención (3). La vegetación en el perfil de la calle, no solo se reduce al arbolado público y a la vegetación baja que pudiera existir en bandejones o bordes de aceras; los jardines privados también participan de los sistemas naturales existentes. Si bien las propiedades están definidas, las raíces y las copas de los árboles no distinguen y traspasan los límites según su necesidad. Sin embargo, procesos como la edificación en altura transforman estos sitios de drenaje y micro-ecologías en suelos de alto tráfico. En este contexto los árboles de la calle adquieren mayor protagonismo en la regulación térmica y la disminución de la erosión del suelo. Sumado a los beneficios mencionados, el follaje de la vegetación también mejora la calidad del aire en la ciudad. Como plantea el estadounidense experto en bosques urbanos, salud humana y calidad medioambiental David Nowak, los árboles remueven los contaminantes del aire absorbiéndolos a través de sus estomas, mientras otros son atrapados en la superficie de la planta (4). Según explica Nowak, las plantas actúan durante el día en la época del año en que el árbol posee hojas y produce evapotranspiración (5). En base a lo planteado en el texto Remoción de la Contaminación del Aire por Árboles Urbanos y Arbustos, se deduce que las especies caducas renuevan la capacidad filtrante de sus estomas contaminados, al precisamente renovar sus hojas, mientras que las perennes atrapan durante todo el año contaminantes en sus superficies, siendo ambos un aporte para la reducción de partículas en suspensión. (6) 

Si bien podríamos seguir mencionando los beneficios de cuidar la vegetación y los múltiples sistemas hídricos y otros naturales dentro del espacio urbano, a través de los ejemplos podemos comprender la importancia de asumir las dinámicas naturales para el beneficio de las mismas ciudades y con ello, paulatinamente de los sistemas ecológicos a mayor escala. La calle, como acumulador de escorrentías y arborización lineal, es un medio propicio para la proliferación de nuevas ecologías, siempre que se entienda el funcionamiento de los elementos naturales involucrados. Es un medio idóneo para el desarrollo de la forestación al interior de Santiago, lo cual no sólo acarrea beneficios estéticos, sino también –y principalmente– ambientales: drenaje, regulación térmica, disminución de la erosión de suelos y reducción de la contaminación del aire. Es momento de realizar una negociación justa, sin priorizar las infraestructuras antrópicas por establecer soluciones de corto plazo. Que la calle sea un lugar de encuentro justo entre servicios urbanos y naturales, para que el encuentro social se de en un ambiente dinámico y agradable.

Camila Medina Novoa. Arquitecta y Magister en Arquitectura del Paisaje UC, 2014. Profesora en cursos de teoría de las universidades PUC, UDP y UFT. Arquitecto del paisaje independiente.


Notas:
(1) Las quebradas como surcos o hendiduras de un territorio con pendiente prominente, por donde fluye agua de manera permanente o intermitente. Defi nición según la Real Academia Española, Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española (09 Dic. 2013), <www.rae.es>
(2) Rodrigo Pérez de Arce, “Los Márgenes Posibles del Valle del Alto Aconcagua: el Valor Propositivo de la Representación Arquitectónica” en ARQ 34 (Dic. 1996), 52-61
(3)Ver D. Armson, P. Stringer y A.R. Ennos, “The Eff ect of Tree Shade and Grass on Surface and Globe Temperatures in an Urban Area” en Urban Forestry & Urban Greening Journal www.elsevier.de/ufug
(4) Ver David J. Nowak, Daniel E. Crane y Jack C. Stevens, “Air Pollution Removal by Urban Trees and Shrubs in the United States” en Urban Forestry & Urban Greening Journal (10 Dic. 2013) www.elsevier.de/ ufug
(5) Ver Nowak, Crane y Stevens.
6) Ver Nowak, Crane y Stevens.

 Leyenda Imágenes:
(1) Les Promenades de Paris, Alphand (1873) © artstor.org
(2) Santuario de la Naturaleza © Camila Medina para LOFscapes
(3) Normativa de Vías Troncal © Camila Medina para LOFscapes
(4) Infraestructuras de Desague en la Av. Pedro de Valdivia © Camila Medina para LOFscapes
(5) Forestación Urbana en la Av. Pedro de Valdivia © Camila Medina para LOFscapes