Yo Vivo Mapocho, Proyecto Mapocho Pedaleable

CICLO·RUTAS
Francisca Salas P. para LOFscapes
(Video y Fotografía: Francisca Salas P. / Edición: Verónica Aguirre L.)
24.04.2015


Yo Vivo Mapocho, Proyecto Mapocho Pedaleable por Francisca Salas P. para LOFscapes · Desde la concepción del paisaje como un constructo experimental y sensorial, los invitamos a recorrer, virtualmente y sobre ruedas, una sección del Río Mapocho y a reinterpretar su potencial rol como una infraestructura programática temporal, en el marco de la convocatoria realizada por del proyecto “Mapocho Pedaleable.”

La manera habitual de relacionarnos con el Río Mapocho es a través de la ocupación y recorrido de sus riberas en altura, estableciéndose así una relación de distancia con el cauce, la misma que se logra al abalconarse desde sus puentes. Una nueva posibilidad de contacto es el proyecto Mapocho Pedaleable, que el pasado 18 y 19 de Abril convocó por cuarta vez a los habitantes de la ciudad de Santiago a recorrer el cauce canalizado como una manera de reconstituir, a partir de la experiencia, la ruta de un proyecto aún no edificado.

El proyecto, que busca la construcción de una ciclovía continua por el lecho del río, fue desarrollado por la agrupación independiente de profesionales Pedaleable, que promueve la reinterpretación del Mapocho como un lugar de encuentro y de movilidad urbana, buscando hacerse cargo de su condición longitudinal como una manera de rearticular los parques y espacios ubicados en sus bordes superiores, a la vez que acortar los tiempos de viaje a lo largo de la ciudad (1).

Si bien la propuesta original estableció un recorrido de 7 km por el tramo canalizado del Mapocho, para efectos de la mencionada convocatoria la extensión del recorrido correspondió aproximadamente a 2,5 km, abarcando las comunas de Providencia, Santiago, Recoleta e Independencia, en una extensión similar a la ciclovía de la Avenida Ricardo Lyon, inaugurada en diciembre del 2014.

Recorrer los bordes del río a partir de la ruta propuesta, incluso en su versión reducida, deja en evidencia, una vez más, la importancia que supone el diseño a partir de una experiencia y no en función de carencias. Se trata de reutilizar, construir y habilitar lugares hasta dar cabida a un medio de transporte donde parecía no haber lugar para ello. Consecuentemente, el proyecto propicia la movilidad expedita de los ciclistas, flanqueando la siempre adversa relación de convivencia con automóviles y peatones. Lo anterior no supone el establecimiento de una movilidad segregada de quienes habitamos la ciudad; es más bien un llamado a comprender que la configuración urbana supone articular relaciones entre sistemas naturales preexistentes y nuevos procesos de urbanización. En este nuevo escenario, iniciativas como el Mapocho Pedaleable dejan en evidencia el carácter articulador de cursos lineales como el del histórico cauce, proponiéndonos de paso la posibilidad de reflexionar sobre su potencial como infraestructura programática temporal.

Notas al Pie: 
(1) www.pedaleable.org

Image © Francisca Salas P. para LOFscapes.