Las Majadas de Pirque: Paisaje y Reconstrucción

Romy Hecht M. para LOFscapes
21.07.2015


El sitio que hoy conocemos como Las Majadas de Pirque tiene una historia que data de 1830, cuando era parte de la Hacienda El Principal de Pirque de Don Ramón Subercaseaux Mercado. Hoy, y después de una intensa reconstrucción emprendida por la Sociedad Melincue tras el terremoto del 2010, el palacio y el parque se han convertido en piezas clave del nuevo (epi)centro de conversaciones para fomentar la construcción del capital social latinoamericano.


El sitio que hoy conocemos como Las Majadas de Pirque encuentra su origen en 1830 con la compra de la Hacienda El Principal de Pirque por Don Ramón Subercaseaux Mercado. Con el fin de transformar la condición árida de la llanura, el empresario minero excavó el Canal de Pirque que hasta hoy distribuye las aguas del Río Maipo, para luego sembrar cebada forrajera y alfalfa que le permitiera la crianza y engorda de sus animales vacunos. Al fallecer Subercaseaux, su Fundo Isla de Pirque, emplazado entre los ríos Clarillo y Maipo, fue subdividido por su viuda Magdalena Vicuña en seis hijuelas: Las Casas o Santa Rita de Pirque, adjudicada a Magdalena Vicuña; Isla de Pirque, asignada a Manuela Subercaseaux V.; El Cruceral, asignada a Antonio Subercaseaux V.; El Llano de Pirque, adjudicada a Emiliana Subercaseaux V.; El Tollo y San Juan de Pirque, adjudicadas a Carmen Subercaseaux V.; y Las Majadas, adjudicada a Francisco Subercaseaux V.

Tal como lo establecía la Revista Selecta a principios del siglo veinte, Las Majadas era considerada como “un modelo en su género.... Su producción es de primer orden, tanto por el número de fardos que anualmente se elaboran como por la excelente calidad del pasto, escrupulosamente preparado. Elabora 102,000 quintales métricos anualmente, vendidos a $6,40. […] Sus casas son suntuosas o más bien palacios, y realizan el ideal del gentleman-farmer de Inglaterra…. En ellas puede habitarse el año entero y no se concibe el ausentismo de que tanto suele quejarse la agricultura. Su parque ha sido dibujado libremente, aprovechando las hermosísimas perspectivas de la Cordillera de Los Andes. Está lleno de avenidas y presenta un aspecto encantador” (1).

La construcción del palacio y del parque, a cargo del arquitecto Alberto Cruz Montt y de Guillaume Renner respectivamente, permitieron que hacia 1909 el sitio pudiera ser reconocido como una ferme ornée, o fundo ornamentado, donde el expresivo uso de árboles perennes como pantallas y medio para modular insípidos tramos de pasto permitió cualificar al trazado del parque. Donde un grupo de árboles se encontraba con un plano de pasto, Renner incorporó curvas tangentes, que permitían la transición entre materiales, garantizando la ampliación de la superficie y del efecto visual buscado. Al combinar tonalidades de peumos, araucarias, ceibos, tilos y castaños con las líneas esbeltas de los troncos de plátanos y palmeras se establecieron contrastes entre follajes luminosos y oscuros, cuyo efecto se acrecentaba con la disposición de esculturas, capaces de vitalizar la escena al redireccionar la vista y proveer de interés escénico a la composición.

A partir de 1928 el sitio evolucionó de manera intermitente hasta que, en el 2006, el empresario argentino Wenceslao Casares adquirió la propiedad para radicarse con su familia en el país. Al poco tiempo, la historia de Las Majadas toma un nuevo curso cuando Casares y los empresarios locales Pablo Bosch y Diego Valenzuela, deciden la transformación del sitio en un "(epi)centro de conversaciones, cuyo objetivo es fomentar la construcción de capital social para América Latina. Para ello formaron el año 2010 la Sociedad Melincue para la recuperación y reconstrucción del espacio de Las Majadas" (2).

Específicamente, la transformación del sitio de Las Majadas consitió en la remodelación del palacio, a cargo de Teodoro Fernández Arquitectos; la construcción de una residencia y restaurante, a cargo de Lyon & Bosch Arquitectos; y el rediseño del parque, a cargo de ambas oficinas.

El proyecto para el palacio tuvo como objetivo adecuarlo a un nuevo programa de reuniones y uso público, a la par de garantizar su persistencia a futuro. Se desarrolló en dos etapas: antes del terremoto del 27 de febrero del 2010 y después de éste. En la primera fase se estableció un plan de refuerzo estructural de los muros de albañilería con un sistema de pilares y cadenas de hormigón armado y con el refuerzo de los pisos de madera para que éstos contribuyesen al arrostramiento del edificio. En la segunda fase se reforzaron todos los muros perimetrales, se construyeron los muros transversales interiores de la estructura, se ejecutaron o reemplazaron todos los pisos de madera por losas de hormigón armado y se demolieron todas las divisiones interiores originales de tabiquería de madera.

Los trabajos se complementaron con la puesta en valor de las terrazas originales al norte, poniente y sur, y con un nuevo acceso principal desde el oriente, posicionando al palacio como elemento dominante del parque, el que a su vez fue reorganizado en base a una conjunción estructural de múltiples senderos y formas de distribución del agua por el sitio. En el centro del parque, tres lagunas en diferentes niveles reflejan las copas de los cedros y magnolios, entregando un suave sonido que permite aislarse del ruido exterior, mientras los caminos que recorren el parque bajo esbeltos plátanos orientales y frondosos peumos  generan diferentes situaciones de luz y sombra a lo largo del año. Como resultado, el sitio se convierte en un lugar que promueve y acompaña oportunidades de conversación y contemplación.

Extracto de los paneles de la exposición permanente "El Sitio de Las Majadas de Pirque," con textos de la autora y dibujos de Dominique Bruneau S. Si quieres conocer más sobre el lugar y sus actividades ingresa a www.lasmajadas.cl, o escribe a contacto@lasmajadas.cl.

Notas
(1) Revista Selecta Vol.1:2 (Mayo 1909), p.68.
(2) El fundamento del proyecto se puede conocer en detalle en Las Majadas de Pirque (2015) <http://www.lasmajadas.cl>

Leyenda de Imágenes
(1) “La Vida en el Campo: Pirque” © Revista Selecta 1-2 (1909)
(2) Fotografía de José Julio Nieto Espínola, Vista del parque de Las Majadas, 1971 © Gentileza de Hernán Valdés Santini    
(3) Parque Las Majadas (2014), dibujo de Alejandra Bosch y Dominique Bruneau / Fotomontajes: Lyon & Bosch Arquitectos · Teodoro Fernández Arquitectos © Lyon & Bosch Arquitectos · Teodoro Fernández Arquitectos
(4) Lyon & Bosch Arquitectos, Fotomontaje Parque Las Majadas (2014) © Lyon & Bosch Arquitectos
(5) Fotografía de Felipe Lavín V., Parque Las Majadas (2014) © Felipe Lavín 
(6) Fotografía de Felipe Lavín V., Parque Las Majadas (2014) © Felipe Lavín 
(7) Fotografía de Felipe Lavín V., Parque Las Majadas (2015) © Felipe Lavín 
(8) Fotografía de Alejandra Bosch K., Parque Las Majadas (2015) © Alejandra Bosch

 
 

Paisajes Tejidos

Si quieres acceder a otras columnas de esta sección
haz click aquí