El Ramal Ferroviario Talca-Constitución y su Rol en el Sistema Productivo Nacional

Alejandra Araya G. para LOFscapes
28.07.2015


Develar el rol del único ramal ferroviario en funcionamiento hoy en Chile dentro del sistema productivo que bordea al Río Maule supone la valorización del Ramal Talca-Constitución como un proyecto de paisaje que ha sido capaz de articular infraestructura y territorio a través de la creación de un nuevo paisaje, uno que se construye desde el tren.


La civilización moderna se construyó de la mano de un proceso de industrialización que se extendió, en parte, gracias al empuje de un ferrocarril que transformó, integró y organizó el territorio. En el caso chileno, el ferrocarril encuentra su origen en 1851, en un país que hasta entonces no poseía un buen sistema de conectividad terrestre y en medio de expectativas de un progreso que dependía de la materialización de la anhelada integración del territorio nacional, condicionada, en gran medida, por nuestra variada geografía. Consecuentemente entonces, el sistema férreo se diseñó siguiendo la forma alargada del país, la que determinó el trazado de una estructura extendida a modo de columna vertebral en sentido norte-sur y desde la cual se desprendían una serie de trazados transversales o ramales ferroviarios en sentido oriente-poniente, de los cuales queda solo uno en funcionamiento: el Ramal Talca-Constitución.

El proyecto del ramal fue una iniciativa impulsada por el presidente José Manuel Balmaceda y tuvo como objetivo integrar a los territorios del Maule y dar salida a los cultivos del valle a través del diseño de un trazado férreo que, tal como el Río Maule, conectara el valle y la costa a una escala netamente local, convirtiéndose en una alternativa al habitual traslado de productos hasta el Puerto de Constitución, realizado a través de embarcaciones fluviales (1).

El Ramal Talca-Constitución es el único no electrificado de trocha métrica que opera en Chile. Es un patrimonio efectivo que incluye 88 km de infraestructura ferroviaria entre las ciudades de Talca y Constitución en un viaje a través de un mundo rural cargado de tradiciones, a través de un recorrido que bordea la ribera norte del Río Maule por aproximadamente tres horas, configurando una experiencia de viaje que se ha convertido en un importante atractivo  turístico en la región.

Ad portas a cumplir cien años, la infraestructura férrea del ramal sobrevive y continúa siendo el principal medio de transporte público del collar de poblados aledaños, principalmente de aquellos ubicados en el sector costero de la ruta, caracterizada por un contexto de aislamiento determinado tanto por la abrupta geografía del cordón cordillerano costero como por la ausencia de infraestructura vial pública en un área dominada por plantaciones privadas de pino radiata. La extensa sección costera en torno al ramal emerge entonces conectada por un complejo entramado de caminos forestales, también privados, diseñados bajo la lógica de la optimización de la explotación maderera.

Comparativamente, tanto el diseño del trazado del ramal como el de los caminos forestales tiene relación con el ámbito de la producción. Sin embargo, ambos develan una aproximación diferente a la manera de relacionarse con el territorio. En este contexto, el trazado de la línea férrea adquiere valor como proyecto de paisaje a través de una infraestructura  que aborda al territorio a partir de una estrategia geográfica de carácter público que tiene por objetivo integrar al territorio a través de un trazado transversal que da cuenta de su dependencia a un sistema productivo mayor, configurado por la infraestructura (sistema férreo nacional), la naturaleza (sistema hidrográfico del Maule) y la sociedad (poblados de la ruta). Esta es una estrategia de diseño diametralmente opuesta a la del trazado encapsulado de los caminos forestales descrito por el naturalista Barry López en Rediscovery of North América, donde se posiciona al entorno natural como un almacén de materias primas y a la vez como un conjunto logístico de obstáculos a superar en búsqueda de mejores beneficios para una acumulación eficiente de riqueza (2). En otras palabras, la de López es una visión que prioriza a la industria por sobre la relación de equilibrio e integración con el medio.

En este contexto, entender el Ramal Talca-Constitución como un proyecto de paisaje es valorizar su rol histórico dentro del sistema productivo que bordea al Río Maule a través de una infraestructura articuladora que ha sido capaz de estructurar transformaciones territoriales en el tiempo y de crear un nuevo paisaje, hoy delineado a partir de las formas que la geografía, la infraestructura férrea y la comunidad imprimen en el territorio. En este sentido, valorizar el componente local de los elementos del paisaje se relaciona con los postulados de John B. Jackson, quien introdujo la dimensión cultural a la idea de paisaje a partir de la valorización de lo cotidiano, es decir, de la manera de habitar, cultivar o construir una relación entre hombre y naturaleza (3). En otras palabras, Jackson entiende y presenta al proyecto de paisaje como una oportunidad de reconocer la cultura propia del lugar y su dimensión creativa. 

Develar el rol del Ramal ferroviario Talca-Constitución dentro del sistema productivo que bordea al Maule es valorizar un proyecto de paisaje que ha sido capaz de articular infraestructura y territorio a través de la creación de un nuevo paisaje, uno que se construye desde el tren. En otras palabras, el ferrocarril emerge aquí como un medio para la construcción del paisaje, entendido desde la noción de proceso, ya sea desde su condición dinámica ligada a los sistemas naturales del río y a su ámbito productivo o desde la experiencia (4): primero a partir lo perceptual, delineado por la perspectiva visual que el observador obtiene desde la ventanilla del tren y segundo desde lo interpretativo, vale decir, a través de un espectador que capta lo tangible e intagible de su entorno, lo interpreta y así construye paisaje.

Alejandra Araya G. Arquitecta Universidad de Chile, Magister en Arquitectura del Paisaje Pontificia Universidad Católica de Chile. Autora de la tesis “Ramal Talca-Constitución: Configuración del Territorio y Construcción del Paisaje Junto al Río Maule” (2015) guíada por la académica Romy Hecht M.

Notas
(1) El Puerto de Constitución fue un importante punto de intercambio a mediados del siglo XIX, motivado, en gran medida, por la condiciónfluvial del Maule y por la presencia de los “astilleros maulinos,” donde se fabricaron embarcaciones en base a diversas maderas nativas, todas extraídas desde los cerros del cordón cordillerano costero que bordea al río.
(2) López, Rediscovery of North America (Lexington: University Press of Kentucky, 1990), p.56-58.
(3) Jackson, A Sense of Place, a Sense of Time (New Haven & London: Yale University Press, 1994), p.85.
(4) Anita Berrizbeitia, “Re-placing Process” en Julia Czerniak (ed.), Large Parks (New York: Princeton Architectural Press, 2007), p.177.

Leyenda Imágenes
(1) Alejandra Araya, Río Maule (2014) © Alejandra Araya G. para LOFscapes
(2) Alejandra Araya, Puente Banco de Arena (2014) © Alejandra Araya G. para LOFscapes
(3) Alejandra Araya, Buscarril Ramal Talca-Constitución (2014) © Alejandra Araya G. para LOFscapes.
(4) Vista de Locomotora sobre Puente Banco de Arena (1916) © Memoria Chilena