Jardín Negro de Fernanda Larraín

Camila Medina N. para LOFscapes
25.08.2015

 


Fernanda Larraín, destacada fotógrafa nacional, nos expresa algunas ideas en relación a su exposición Jardín Negro · Ambrotipos, en la cual dialogan paisaje, memoria y fotografía. Con una técnica de expresión particular, por su antigüedad y resultado único, en esta serie se recompone un jardín, su jardín, mediante el preciso manejo de la luz.


Visitamos Jardín Negro · Ambrotipos, la última exposición de la fotógrafa nacional Fernanda Larraín (1). Fernanda ha desarrollado la técnica del colodión húmedo (2), aquella creada a mediados del siglo XIX y que hoy, en manos de la artista, revela una imagen cargada de intensidad, basada en el manejo preciso del tiempo de exposición y con ello, de la luz.
Su trabajo construye un interesante diálogo entre paisaje, memoria y fotografía, por lo que quisimos entrevistarla para que expresara algunas ideas en relación a su obra y con ello darnos luces de una visión particular sobre las posibilidades de representar el paisaje a través de una de sus primeras expresiones, el jardín.

LOFscapes: Sin duda la técnica fotográfica que utilizas afecta a tu obra, ¿qué significa para ti trabajar con una cámara cuyos resultados hacen referencia a una estética histórica? ¿Qué es lo que te motiva a seguir desarrollándola?
FL: La fotografía para mí es un lenguaje que utiliza múltiples técnicas, todas ellas vigentes y válidas si así le interesa al creador. Para mí la belleza y profundidad de matices que se logra con el colodión se perdieron con otras técnicas posteriores, vale decir, lo que apareció como un posible progreso técnico significó un retroceso estético. Está el tema del tiempo, crucial en mi trabajo, la reflexión ante cada situación y la imagen resultante. Creo que es fantástico que hoy, 130 años después de la invención del Colodión Húmedo, yo pueda fotografiar con esta técnica y utilizarla para expresarme, así como en su momento grandes fotógrafos como Lewis Carroll, Julia Margaret Cameron, Roger Fenton o Peter Henry Emerson también lo hicieron.
De esta manera el Colodión para mí es contemporáneo, es una opción lúcida que va en contra de la inmediatez y a favor del rescate de la artesanía.

LOFscapes: En relación a este resultado con aires de nostalgia, ¿cómo se revela el paisaje en tu obra?
FL: Quizá hay un poco de nostalgia en mi trabajo, no en la técnica que uso, sino más bien en los objetos fotografiados. De niña pasé mucho tiempo en el campo, y varias de las fotografías que he tomado fueron sacadas en esos mismos lugares, otras cerca de mi casa o mi taller. El paisaje entra como un recordatorio de la fragilidad que nos rodea, nos condiciona y nos da oxígeno en este mundo tan contaminado, es lo que nos salva y nos da luz.

LOFscapes: Entendiendo que el paisaje muta, que la vegetación cambia y crece, ¿significa algo para ti detener y fijar a través de la fotografía un momento del paisaje?
FL: Todo muta en la naturaleza, muere y vuelve a vivir si se le deja seguir su ciclo sin que intervenga la mano depredadora del hombre. Una rama de un árbol que fotografié, a los pocos días cayó y se convirtió en leña, pero el muñón no está muerto y dará vida a una nueva rama, que quizás yo no alcance a ver, pero otra vida será testigo de su belleza, o quizá yo podré volver a fotografiarla en muchos años más, quien sabe.

LOFscapes: Al observar tu último trabajo, llama la atención la cercanía al objeto fotografiado, a veces como si el punto de vista fuera la de un niño. ¿Qué ideas plantean tus encuadres y/o composiciones?
FL: Mis imágenes no son postales grandilocuentes, son la mirada a lo próximo, que muchas veces se ignora. Se cree que para sacar buenas fotos hay que viajar a otros países o recorrer medio Chile, pero a mi parecer eso es sólo un pretexto para no ver las cosas cotidianas que nos rodean, que son tal vez las más importantes en nuestra vida. Puede ser la mirada sorprendida de un niño que intento conservar, para no dejar de sorprenderme.

LOFscapes¿Cómo definirías el concepto Jardín desde tu fotografía?
FL: Jardín es un espacio acotado, como mi vida.

Tras las palabras de la artista es preciso destacar cómo el concepto paisaje se refuerza en esta obra, presentándose como uno que no puede desentenderse del cuerpo y su interacción como observador. En esta serie de fotografías no sólo encontramos bosques, agua y plantas silvestres, sino también un proceso de interacción entre la artista, el jardín y la luz que los define, tanto en un tiempo contemporáneo como en uno pasado, en la infancia y la experiencia recordada.

Esperamos que la reflexión de Fernanda y una breve muestra de su obra, generosamente compartida en esta columna, los motive a visitar la exposición aún abierta en la Corporación Cultural de Las Condes hasta el 30 del presente mes. (Apoquindo 6570, 10:30 a 19:00 hrs.).

Notas
(1) Se puede acceder a la obra y trabajo de Fernanda Larraín a través de su sitio web, <http://fernandalarrain.com/>
(2) Tal como lo expresa la Real Academica Española de la Lengua, esta es una técnica que hace uso del colodión, una disolución en éter de la celulosa nítrica, empleada como aglutinante para la preparación de placas fotográficas. El colodión se adhiere a un vidrio y absorbe las sales de plata. Se extiende sobre una placa de vidrio y mientras se mantiene húmedo (momento en el cual tiene la peculiaridad de ser sensible a la luz) se sensibiliza con un baño de nitrato de plata. Ver <http://cdf.montevideo.gub.uy/investigaciones/procedimientos-fotograficos/1851-1880-colodion-humedo>.

Leyenda de Imágenes
(1) Jardín Negro 1: Ambrotipo 8x10" (2014) © Fernanda Larraín
(2) Jardín Negro 2: Ambrotipo 8x10" (2015) © Fernanda Larraín
(3) Jardín Negro 3: Ambrotipo 8x10" (2015) © Fernanda Larraín
(4) Jardín Negro 4: Ambrotipo 8x10" (2015) © Fernanda Larraín
(5) Jardín Negro 5: Ferrotipo 8x10" (2014) © Fernanda Larraín
(6) Jardín Negro 6: Ambrotipo 4x5" (2013) © Fernanda Larraín

 
 

El Campo Expandido

Si quieres acceder a otras columnas de esta sección
haz click aquí