Panorama de Sebastián Mejía

Verónica Aguirre L. para LOFscapes
04.08.2015


Las fotografías de Sebastián Mejía tienen el objetivo de mostrar un panorama, entendido como una compleja construcción que se caracteriza por presentar al paisaje tal cual es, es decir, como uno modelado por ideas, visiones, gestiones y materializaciones hechas en el tiempo, como uno que es parte de un proceso histórico de larga duración y, por ende, reflejo y crítica a la vez de las operaciones humanas hechas en el tiempo.

“Luego de sacar la foto, lentamente comienza a desmontar su cámara para seguir con su viaje, un viaje que pareciera estar buscando el poder de descubrir esas pequeñas instancias que pasan desapercibidas y que reflejan una nostalgia que todos compartimos” (1).

Sebastián Mejía Castilla es un fotógrafo nacido en Perú (1982), criado en Colombia, con estudios en Estados Unidos y radicado en Chile y que, donde quiera que esté, se ha visto impulsado a fotografiar “calladas” escenas y detalles del paisaje que comúnmente pasan inadvertidas a nuestra visión cotidiana.

Su obra, realizada como parte de una serie de incursiones urbanas, fija un punto de vista fotográfico y establece cuestionamientos tales como: ¿cómo se configura morfológica y narrativamente nuestro entorno? ¿Cómo ha sido manipulada la ciudad contemporánea? ¿Cómo se enfrentan diversas materialidades en un espacio? A partir de estas preguntas nos alienta a observar, particularmente, la pequeña escala de la condición material de la ciudad.

Sus fotografías, en blanco y negro, son hechas con una cámara de placas de madera que Sebastián compró usada en el año 2006. Con ésta registra “cosas simples y estáticas” (2) con el fin de otorgarle a sus sujetos la apropiada contemplación y solemnidad que merecen, tal como expresa el fotógrafo en Panorama, la primera monografía del autor. En este libro, publicado en formato bilingüe por Ediciones Daga (Santiago, 2014), y que cuenta con textos de la escritora Maya Errázuriz y Juan Enrique Bedoya, se presenta su obra organizada en dos secciones: Expediciones, un variado conjunto de imágenes que abarca detalles arquitectónicos, paisajes y retratos; y Quasi Oasis, serie que reúne un exhaustivo inventario de palmeras ubicadas en diversos lugares de Santiago de Chile.

A través de su obra, Sebastián Mejía generalmente revela a un sujeto central emplazado en un contexto y momento específico. Por un lado, la serie Expediciones se alinea a una estética artística que, en los últimos años, ha impulsado a múltiples fotógrafos contemporáneos a encuadrar objetos y materialidades del espacio que observadores comunes habitualmente ignorarían. Esta tendencia en particular, de proponer que la visión artística no se materializa en un objeto en particular, sino en el concepto que manifiesta a partir de ella determina que a través de un punto de vista todo lo que nos rodea es un potencial sujeto fotográfico que tiene la capacidad de (re)activar, transformar y darle un valor estético, incluso, a la cosa más insignificante (ver fig.1-3).

Por otra parte, la serie Quasi Oasis presenta un cambio en el punto de vista del fotógrafo. Al presentar una mirada más objetiva y aguda del paisaje a través del registro y mapeo de una serie de palmeras emplazadas en las calles y/o insertas en centros comerciales, en estaciones de servicios o en estacionamientos, Sebastián las transforma en un elemento único, extenso, elegante y, por ende, protagonista. Su estética fotográfica, en este caso, podría relacionarse a los fotógrafos de la denominada generación de los Nuevos Topógrafos, en su deseo de lograr un registro preciso del mundo, donde se busque reservar, en la medida de lo posible, la perspectiva individual o subjetiva del autor, a pesar de comprometer las emociones del espectador a un nivel intrínseco.

No obstante el trabajo central de Sebastián Mejía, ya sea en su serie Expediciones o Quasi Oasis, no sólo tiene el objetivo de mostrar el simple encuentro de una escena detenida en el tiempo, sino más bien un panorama, entendido como una compleja construcción que se caracteriza por presentar al paisaje tal cual es, es decir, como un paisaje modelado por ideas, visiones, gestiones y materializaciones hechas en el tiempo, como uno que es parte de un proceso histórico de larga duración. Las fotografías del autor, de este modo, son narrativas estéticas de momentos y procesos claves que tienen el potencial de revelar dinámicas de la movilidad y del cambio físico urbano siendo, como resultado, reflejo y crítica a la vez de las operaciones humanas hechas en el tiempo.

El libro Panorama se puede adquirir en la Galería AFA (www.galeriaafa.com) y en la Librería Metales Pesados (www.metalespesados.cl).

Notas al Pie
(1) Sebastián Mejía C., Panorama (Santiago: Ediciones Daga 2014), p.9.
(2) Mejía C., p.130.

Leyenda Imágenes
(1) Sebastián Mejía, Piso. Stgo., Chile (2007) © Sebastián Mejía C. para LOFscapes
(2) Sebastián Mejía, Ventana. Stgo., Chile (2011) © Sebastián Mejía C. para LOFscapes
(3) Sebastián Mejía, Estructura 028. Patronato, Stgo., Chile (2013) © Sebastián Mejía C. para LOFscapes
(4) Sebastián Mejía, Quasi Oasis 17. Av. Simón Bolivar, Stgo., Chile (2012) © Sebastián Mejía C. para LOFscapes
(5) Sebastián Mejía, Quasi Oasis 02. Estacionamiento, Stgo., Chile (2013) © Sebastián Mejía C. para LOFscapes
(6) Sebastián Mejía, Quasi Oasis 07. Irarrázabal, Stgo., Chile (2012) © Sebastián Mejía C. para LOFscapes
(7) Sebastián Mejía, Panorama de Sebastián Mejía C. (Santiago: Ediciones Daga 2014)


Esta columna la puedes ver también en LADERA SUR

 

 
 

El Campo Expandido

Si quieres acceder a otras columnas de esta sección
haz click aquí