El Salto del Laja, un Paisaje de Propaganda

Verónica Aguirre L. para LOFscapes
01.09.2015


La tradicional imagen del Salto del Laja de principios del siglo XX presenta a un paisaje “agreste, pero perfectamente seguro y natural,” posicionando a este sitio no sólo como un ícono estético y social de Chile, sino también como un símbolo de poder y control del Estado sobre un paisaje y territorio en vías de construcción y cuya soberanía aún no estaba totalmente asegurada. 

Desde mediados del siglo XIX la fotografía de paisaje tuvo un fuerte desarrollo. Viajeros provenientes de toda Europa se dedicaron a documentar el mundo desde una perspectiva científica y turística a la vez, lo que determinó que los destinos fueran variados: China, África, Oriente Medio, India y Japón fueron lugares donde los viajeros, junto a su cámara, llevaron consigo sus gustos visuales occidentales. Es por ello que cuando las fotografías retornaban a sus países de origen, aparecían desprovistas de gran parte del carácter foráneo que originalmente hizo atractivos a los lugares visitados, mostrándose así más adecuadas para el espectador victoriano. Es decir, las fotografías resultaban exóticas, pero no demasiado amenazantes o difíciles de comprender: “el paisaje quedaba domesticado para convertirse en un marco que sugería un entorno idílico y un pasado arcádico. Muchos fotógrafos del siglo XIX (algunos de los cuales eran también pintores) interiorizaron ese estilo, caracterizado por un enfoque y unos temas estrictamente fijados,y se adhirieron a sus convenciones estilísticas en la composición con la intención de que los nuevos paisajes fotográficos ofrecieran la misma «perfección de imagen» que sus correlatos pintados” (1).

Siempre ligado a las grandes transformaciones mundiales, el continente americano vivió el desarrollo de la fotografía paralelamente al viejo continente. Sin embargo, en América se presentó un cambio en el paradigma, dado que la dimensión del paisaje era, en muchos sentidos, más difícil de controlar, por lo que el refinado pintoresquismo propio del período resultaba inapropiado. Al mismo tiempo, el continente parecía estar en constante proceso de expansión, por lo que la fotografía operó también como un mecanismo de registro de las modificaciones y cambios introducidos en el paisaje (2).

Chile no quedó exento a esta situación. Fotógrafos, especialmente europeos, se radicaron aquí y lentamente comenzaron a construir un relato capaz de sintetizar los rasgos esenciales del país. Si bien la fotografía se empleó como un documento fuertemente ligado a los procesos políticos, territoriales, científicos y turísticos, su uso no fue pura o estrictamente documental, sino que también fue ideológico. A pesar de que la fotografía no siempre se realizó con intención artística bajo los principios pictóricos de la tendencia europea, es importante considerar que la mayoría de los fotógrafos radicados en Chile eran europeos. En consecuencia, la fotografía no sólo se incorporó como un servicio para el Estado como una de las más importantes fuentes de información territorial, sino que también estuvo influenciada por las convenciones estilísticas de la época, las cuales se emplearon para producir documentos que funcionaran como carta de presentación publicitaria del país.

Una de las fotografías que se constituyó en un ícono del paisaje nacional fue la del Salto del Laja, una cascada que es parte del río homónimo y que constituyó la llamada “Isla de la Laja,” que era el espacio delimitado por el Laja por el norte, y por los ríos Bío Bío y Duqueco por el sur. Este triángulo arenoso semidesértico tuvo una trascendencia histórica pues era una región inhóspita para indígenas y españoles, constituyéndose en tierra de nadie durante la Guerra de Arauco.

Uno de los primeros fotógrafos que registró este lugar fue Félix Leblanc, quien utilizó la imagen como base para la litografía que se encuentra en las portadas de los álbumes fotográficos –tipo cuadernillos impresos– de Vistas de Chile y Panoramas de Chile, los cuales se distribuían a través de las librerías del país y el extranjero (ver fig.2-3). En la fotografía aparecen cinco personajes y se expone en contrapicado frontal la magnitud de la cascada. En lenguaje fotográfico, este tipo de ángulo transmite una situación de control, poder, grandeza y superioridad respecto al sujeto u objeto enfocado. Así, el Salto del Laja se constituyó tanto en un ícono estético y social del paisaje nacional como en un símbolo de seguridad y orden, de poder y control del Estado sobre un paisaje y territorio en vías de construcción y cuya soberanía aún no estaba totalmente asegurada.

El Salto del Laja se convirtió en una de las postales más importantes de Chile de la mano de Leblanc, e incluso gracias a fotógrafos más modernos, tales como Domingo Ulloa (1925-) o Antonio Quintana (1904-1972), quienes, desde diferentes ángulos y enfoques, aportaron en la idea de un paisaje chileno “agreste, pero perfectamente seguro y natural” (3).


Notas al Pie
(1-3) Ver “Paisaje” en S. Bright, M. Arozamena y Torreclavero, Fotografía Hoy (San Sebastián: Editorial Nerea, 2005), s/n.

Leyenda Imágenes
(1) Salto del Laja (c.1895). En Álbum de Aspectos de Chile (1896-1900) © Museo Histórico Nacional
(2) Verónica Aguirre L., El Paisaje en los Primeros Álbumes Fotográficos de Chile: 1856-1920. La Idea de Paisaje Nacional. Tesis para optar al grado de Magíster en Arquitectura del Paisaje, Escuela de Arquitectura P. Universidad Católica (2013), p.155 © Verónica Aguirre para LOFscapes(3) Aguirre, p.161 © Verónica Aguirre para LOFscapes
(4) Obder Heffer, Salto del Laja (nd) © Fondo Heffer, Cenfoto

(5) Salto del Laja (1908) © Portal Chilecollector.com ‹http://www.chilecollector.com/archImag2/archPostales/PostLaja/T070-010-Laja.jpg›
(6) Antonio Quintana, Salto del Laja hacia 1960 (1960)  © Portal Memoria Chilena
(7) Domingo Ulloa, Salto del Laja (1950) © Biblioteca Nacional

(5) Salto del Laja (1908) © Portal Chilecollector.com ‹http://www.chilecollector.com/archImag2/archPostales/PostLaja/T070-010-Laja.jpg›

(6) Antonio Quintana, Salto del Laja hacia 1960 (1960)  © Portal Memoria Chilena

(7) Domingo Ulloa, Salto del Laja (1950) © Biblioteca Nacional

(7) Domingo Ulloa, Salto del Laja (1950) © Biblioteca Nacional

 
elcampoexpandido-lofscapes
 

El Campo Expandido

Si quieres acceder a otras columnas de esta sección
haz click aquí