Cumbre Articuladora: Cantear una Cima para Ordenar un Territorio Concurso Diseño de Espacios Públicos para Farellones · 2016

Ricardo Atanacio, Carolina Contreras, Pamela Jarpa y Osvaldo Spichiger para LOFscapes
18.10.2016


La propuesta ganadora del reciente concurso para configurar un ordenamiento territorial y vial del pueblo de Farellones contempla la utilización del ‘lote cumbre’ como una pieza articuladora de sus flujos vehiculares y peatonales, facilitadora del encuentro social y restauradora de una red ecológica integrada al total de la localidad (1), proporcionándole un corazón que lo distingue como pueblo, un punto de partida para la definición de sus espacios públicos y su red peatonal.


La experiencia de subir a nuestra cordillera involucra alejarse de la ciudad y acercarse al espacio de las nubes y los cóndores. En el trayecto, casi siempre curvilíneo, aparecen escasas superficies horizontales. Cada llanura o coronación recibe nombre propio, al igual que ocurre con las cuestas y las quebradas.

La singularidad que constituye una cima, mínimamente llana, implica un espacio para la detención, la orientación y el confort. De ahí que Farellones se sitúe en torno a una de estas pausas y se haya establecido como punto de acceso a una serie de centros invernales de amplia convocatoria. Lo cierto es que esta posición ha traído varios inconvenientes para una localidad de montaña que, aparte de su pequeño centro de esquí, goza de varios atributos naturales que la sitúan como un destino estival para una buena cantidad de santiaguinos.

Desde el punto de vista de la vialidad y el crecimiento urbano, se observa que la concurrencia invernal provoca un indiscutible colapso de las redes locales de circulación, acusando una importante carencia de estacionamientos y de estrategias urbanas que organicen y jerarquicen la red vial existente. Ésta se ha ido adaptando a un crecimiento espontáneo, sobre una topografía compleja. Asimismo, se ha desestimado la necesidad de una red peatonal que permita a los habitantes locales desplazarse prescindiendo del trazado vial, tanto para aliviar la carga de éste, como para ofrecer recorridos alternativos, orientados al disfrute del paisaje montañés.

En términos sociales, Farellones carece de un lugar de encuentro y equipamiento público para la comunidad local y sus visitantes, segregando a unos de otros. Por su topografía y accesibilidad, la llamada ‘Gran Bajada’ no logra construir un espacio de transición entre la zona residencial y la actividad turística. Y por las demandas vehiculares de su entorno el lote cumbre, que por su posición pareciera tener la función de encuentro social, genera hoy un roce negativo entre visitantes y habitantes.

Desde una perspectiva ecológica se observa una clara interrupción de los flujos naturales producto de las transformaciones topográficas, el trazado vial y la impermeabilización del suelo vulnerable. Ha habido un mal manejo de la biodiversidad debido a la introducción de especies exóticas que han desplazado a las especies nativas, desequilibrando el ecosistema propio del matorral bajo mediterráneo andino y los humedales. Culturalmente hablando, ha habido un pobre reconocimiento de las características visuales y espaciales de este tipo de paisaje, lo cual queda en evidencia por la falta de protección que han tenido las vegas presentes en el lugar.

Repensar el rol que jugará el espacio de la ‘Gran Bajada’, junto con los planes viales que el municipio ha ideado para Farellones, representa una oportunidad para dar solución a varios de estosinconvenientes. La propuesta contempla la utilización del ‘lote cumbre’ de Farellones como una pieza articuladora de los flujos viales y el desarrollo urbano, facilitadora del encuentro social y restauradora de una red ecológica integrada al total de la localidad.

Con respecto a la vialidad y al desarrollo urbano, se propone la incorporación de una solución ‘bypass’ para el traspaso de la ruta G21 a través del tejido urbano de Farellones, así como un estacionamiento cubierto, adosado a éste. Tal estrategia buscaría segregar los flujos locales de los flujos vinculados al turismo invernal, entregando mayor autonomía a los trazados locales. Así, éstos últimos podrían organizarse de forma lógica y jerarquizada con respecto a la vida cotidiana de la localidad, incluyendo una red peatonal destinada a facilitar el movimiento y el encuentro.

En lo que concierne a la dimensión social, se propone que la superficie ubicada sobre elestacionamiento y el tramo del ‘bypass’ que atraviesa Farellones se transforme en una plaza accesible peatonalmente desde todo su perímetro. De esta forma, se organizan una serie de equipamientos públicos quecaracterizan cada una de sus cinco aristas a partir de elementos urbanos y territoriales. Se entiende la plaza, entonces, como una ‘cumbre articuladora’ que da acceso a un territorio más amplio a partir de dos ramificaciones. Por una de ellas se accede al paseo invernal donde se ubican los deportes de nieve y por la otra, a la red organizada en torno al parque público, las bajadas de esquiadores y las áreas silvestres protegidas. Se busca, de este modo, caracterizar a Farellones como un pueblo de montaña con atributos naturales únicos.

Finalmente, y desde una mirada de la ecología, se busca propiciar la reconexión de flujos naturales a través de la red descrita, ya sea por el robustecimiento de la biodiversidad, como por un manejo más amigable de las pendientes intervenidas ola introducción de materiales infiltrantes que integren el desarrollo urbano con la conectividad ecológica. Asimismo se considera prioritaria la protección de las vegas existentes, por lo que la reconexión de flujos vinculados a ellas, exigiría la inclusión de una faja de protección ubicada entre el límite urbano y el espacio de la Reserva Alto Andina, resguardando la fragilidad de su ecosistema, del impacto de la urbanización.

Ricardo Atanacio es arquitecto de la Universidad Central de Chile y Magister en Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC),  Carolina Contreras es Arquitecto PUC y Master in Urbanism de la TU Delft, Pamela Jarpa es Arquitecto PUC y Postítulo en Arquitectura del Paisaje PUC y Osvado Spichiger es Arquitecto PUC.


Notas:
(1) El concurso Diseño de espacios públicos para Farellones, un pueblo de montaña, FONDART 2016 fue organizado por la municipalidad de Lo Barnechea, en conjunto con la Asociación de Municipios con Centros de Montaña y el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA) y tuvo como objetivo aumentar el valor turístico y patrimonial de este pueblo y de otros de similares características que hay en el país.

Leyenda Imágenes:
(1) Planta General Proyecto Cumbre Articuladora, Concurso Diseño de Espacios Públicos para Farellones © Ricardo Atanacio, Carolina Contreras, Pamela Jarpa, Osvaldo Spichiger para LOFscapes   
(2) Elevación General y Diagramas Estrategia Proyecto Cumbre Articuladora, Concurso Diseño de Espacios Públicos para Farellones © Ricardo Atanacio, Carolina Contreras, Pamela Jarpa, Osvaldo Spichiger para LOFscapes
(3) Fotomontaje Proyecto Cumbre Articuladora, Concurso Diseño de Espacios Públicos para Farellones © Ricardo Atanacio, Carolina Contreras, Pamela Jarpa, Osvaldo Spichiger para LOFscapes
(4) Perfiles Urbanos Proyecto Cumbre Articuladora, Concurso Diseño de Espacios Públicos para Farellones © Ricardo Atanacio, Carolina Contreras, Pamela Jarpa, Osvaldo Spichiger para LOFscapes
(5) Corte 1 Proyecto Cumbre Articuladora, Concurso Diseño de Espacios Públicos para Farellones © Ricardo Atanacio, Carolina Contreras, Pamela Jarpa, Osvaldo Spichiger para LOFscapes
(6) Corte 2 Proyecto Cumbre Articuladora, Concurso Diseño de Espacios Públicos para Farellones © Ricardo Atanacio, Carolina Contreras, Pamela Jarpa, Osvaldo Spichiger para LOFscapes