Landscape as Urbanism

Romy Hecht M. para LOFscapes
05.04.2016


Con el desarrollo del simposio Landscape as Urbanism in the Americas, el arquitecto canadiense Charles Waldheim, principal organizador del evento, ha comenzado a cerrar dos décadas de debate en círculos arquitectónicos, urbanos, de planificación y de paisaje sobre el rol del proyecto de paisaje como modelo y medio para el desarrollo de la ciudad contemporánea. Inevitable preguntarse entonces, al menos desde la práctica académica, ¿y ahora qué?

El pasado 18 de Marzo se desarrolló en la Escuela de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Chile la segunda etapa del simposio Landscape as Urbanism in the Americas, antecedido por sesiones en Medellín, Colombia, y culminando en Brasilia, Brasil, el 21 del mismo mes. Tal como lo establece el sitio web del proyecto, el objetivo de esta actividad era reunir a una serie de voces capaces de registrar aproximaciones y debates sobre las potencialidades del proyecto de paisaje como medio de intervención urbana en contextos sociales, culturales, económicos y ecológicos específicos de las ciudades latinoamericanas (1).

La posibilidad de entender y posicionar al paisaje como modelo y medio para el desarrollo de la ciudad contemporánea no es una idea reciente y, de hecho, esta actividad podría considerarse el cierre de un ciclo, coincidente a su vez con la reciente publicación de la monografía Landscape as Urbanism: A General Theory (Princeton University Press, 2016) del arquitecto canadiense Charles Waldheim, Irving Professor de Arquitectura del Paisaje en la Graduate School of Design de la Universidad de Harvard y organizador principal de las reuniones homónimas en nuestro continente.

Si bien es posible afirmar que fue el conjunto de ensayos editados en 1999 por el arquitecto del paisaje James Corner Recovering Landscape (Princeton Architectural Press) el que, literalmente, permitió recuperar al paisaje como teoría y práctica disciplinar a partir de una evaluación de sus mecanismos de diseño, posibilidades de construcción y valoraciones culturales contemporáneas, fue la edición de Waldheim de The Landscape Urbanism Reader (Princeton Architectural Press, 2006) la que construyó una conversación específica acerca de las lógicas del proyecto de paisaje y las lógicas de los procesos urbanos y sobre los puentes teóricos y prácticos que era necesario construir entre ambos para poder reposicionar al paisaje como un ente fundamentalmente urbano.

Y para quienes, como en mi caso, enseñamos teoría e historia del paisaje cada semana, déjenme decirles que esta postura no es para nada menor en nuestro continente y mucho menos en nuestro país, donde el paisaje ha sido frecuentemente etiquetado y percibido como un parche verde capaz de mejorar aspectos deteriorados de la condición urbana, entendida a su vez como una configuración de edificios e infraestructuras. Inmediatamente entonces surgen cuestionamientos obvios: ¿qué rol juega el paisaje en la configuración de la ciudad? ¿Puede el manejo y diseño de los espacios abiertos y sistemas naturales ejercer algún tipo de influencia en un mejor desarrollo de los procesos de urbanización y, por ende, de los lugares que habitamos?

La monografía “definitiva” de Waldheim ofrece posibles respuestas a dichos cuestionamientos al evidenciar que los orígenes de la disciplina conocida como arquitectura del paisaje son coincidentes con el desarrollo de la Revolución Industrial. Ello inmediatamente localiza al paisaje como una oportunidad para articular el diseño formal de la ciudad con sus funciones ecológicas y sociales. En este contexto, o a partir de este momento, el proyecto de paisaje emerge como aquel a cargo de articular aspectos formales y éticos, pragmáticos y utópicos, estéticos y ecológicos de lo que podía llegar a constituir una ciudad apropiada, saludable y ‘buena’ (2).

A fines del siglo veinte, y tras décadas de búsqueda para superar una intensiva asociatividad con la jardinería y/u horticultura, la arquitectura del paisaje incorporó conceptos como medioambiente y ecología para establecer al proyecto de paisaje como un sistema complejo capaz de visibilizar el sentido del proceso en la configuración de sitios urbanos, estructurar transformaciones territoriales y proponer modelos de urbanización y de reconversión de sitios en desuso, estableciendo epistemológica y técnicamente una estructura base capaz de definir lógicas de transformación de las formas urbanas (2). Sin embargo, las tipologías de proyecto de paisaje permanecen en lo que podríamos catalogar como categorías tradicionales: plazas, jardines, parques y bulevares. Con un rol claramente definido en el desarrollo de nuestras ciudades, con nuevas aproximaciones metodológicas e innovativas herramientas de representación para articular relaciones entre programas establecidos y futuros urbanos imaginados a diversas escalas, cabe ahora discutir cuales son las posibilidades tipológicas del llamado proyecto de paisaje.


Notas:
(1) Ver Landscape as Urbanism in the Americas (2016) <http://www.landscapeasurbanismamericas.net/>. Ver también la descripción del curso homónimo de Luis Callejas, actualmente dictándose en el GSD de Harvard <http://www.gsd.harvard.edu/#/academics/courses/des-03351-spring-2016.html>.
(2) Ambos párrafos corresponden a extractos del programa del curso mínimo “Ciudad y Paisaje III: Urbanismo desde el Paisaje,” dictado por la autora en la Escuela de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Leyenda Imágenes:
(1) Portada, Recovering Landscape: Essays in Contemporary Landscape Architecture (1999) © Princeton Architectural Press
(2) Índice, Recovering Landscape: Essays in Contemporary Landscape Architecture (1999) © Princeton Architectural Press
(3) Portada, The Landscape Urbanism Reader (2006) © Princeton Architectural Press
(4) Índice, The Landscape Urbanism Reader (2006) © Princeton Architectural Press
(5) Portada, Landscape as Urbanism: A General Theory (2016) © Princeton University Press
(6) Índice, Landscape as Urbanism: A General Theory (2016) © Princeton University Press