Sistemas de Drenaje Urbano: Impacto en la Trama Urbana y en la Calidad de Vida · Santiago, Chile

Ignacio Rivera Muñoz para LOFscapes
14.06.2016


El emplazamiento de Santiago de Chile corresponde al de una zona semi-árida, no obstante históricamente la ciudad ha sido víctima de intensas lluvias concentradas en cortos períodos de tiempo, siendo el mayor registro reciente los 150 mm caídos en un rango de 24 horas el año 2002. Este tipo de precipitaciones provoca grandes daños por inundaciones, viéndose mayormente afectados sectores ubicados en las comunas de Maipú, Cerro Navia, El Bosque, Lo Espejo, La Cisterna y Conchalí. En la columna de esta semana se abordará la importancia de las áreas verdes como complemento de los colectores en el drenaje de aguas lluvia, al contribuir a la prevención de inundaciones, generando a su vez espacios públicos que mejoran la calidad de vida de los habitantes.
 

La expansión urbana de la ciudad de Santiago ha tenido como consecuencia directa la impermeabilización del suelo construido, impidiendo la infiltración de las aguas lluvias hacia las napas subterráneas. Esto ha traído como consecuencia el aumento de agua escurriendo por la superficie, o de escorrentías, hecho que afecta a los sectores aguas abajo, sobre todo a aquéllos emplazados en los puntos más deprimidos de la ciudad, particularmente los correspondientes a las comunas de Maipú, Cerro Navia, El Bosque, Lo Espejo, La Cisterna y Conchalí.

La situación descrita se acrecienta por la discontinuidad en la trama vial de la ciudad, lo que impide el flujo continuo de la escorrentía, provocando, como consecuencia, la acumulación de agua y la consiguiente inundación de algunos sectores de Santiago. Otro factor de impacto es la escasez y desconexión de las áreas verdes con dichas escorrentías. Según el Centro de Investigación Periodística CIPER Chile, y de acuerdo a datos proporcionados por el Gobierno Regional Metropolitano de Santiago, al año 2014 la superficie de Santiago considerada como urbana alcanzó las 133.506 ha (1). Previa a esta medición, la superficie considerada como urbana era de 123.272 ha, existiendo 25.147 ha correspondientes a suelo no urbanizado, de las cuales sólo 12.298 estaban efectivamente destinadas a ser áreas verdes, y de las cuales sólo se encontraban construidas 6.001 ha (2), correspondientes al 5% del total de la superficie urbana de ese entonces y a menos del 4,5% de la actual.

Para suplir la falta de infiltración y evitar las inundaciones en los puntos bajos de la ciudad, usualmente se utilizan sistemas que captan y redirigen las escorrentías ocasionadas por las precipitaciones. Éstos se encuentran ubicados bajo tierra y son conocidos como colectores de aguas lluvias.

Los colectores primarios son diseñados, construidos y mantenidos por la Dirección de Obras Hidráulicas (DOH), mientras que el Servicio de Vivienda y Urbanismo es responsable de los colectores secundarios, junto con el diseño de las calles. Debido a la falta de coordinación entre ambos estamentos, el diseño de las calles no necesariamente favorece que los colectores primarios funcionen en forma óptima (3). Otros factores que ocasionan problemas en la operatividad de los colectores es la falta de mantenimiento adecuado, la falta de limpieza de restos de hojas y basura que se acumulan a diario y la presencia de ferias libres, que contribuyen a la acumulación de residuos.

Países como Estados Unidos, Australia y Escocia, entre otros, han implementado técnicas de infiltración y drenaje de aguas lluvias que se conocen como Sistemas de Drenaje Urbano Sostenibles (SUDS). Estos sistemas tienen una doble utilidad: la primera es obtener todas las virtudes de las áreas verdes como espacios de recreación, sombra y de regulación climática. La segunda utilidad, y dependiendo del diseño que se establezca, es la posibilidad de infiltrar y almacenar grandes cantidades de aguas lluvias que luego pueden ser reutilizadas para el riego de las mismas áreas verdes.

Es importante destacar que para la utilización de estos sistemas es necesario contar con un diseño que evite el ingreso de materiales contaminantes al interior de las napas. En algunos casos, la profundidad en que se encuentre la napa disminuye la probabilidad de que ésta pueda verse afectada. Por ello se recomienda que se sitúe como mínimo a 1,2 m de distancia de la superficie, para evitar que la napa se sature (4). En Santiago pueden encontrarse napas que superan los 90 m de profundidad, como ocurre en la comuna de La Pintana, y lugares en que la profundidad apenas supera los 14 m, como ocurre en Renca (5). En este último caso es importante intentar filtrar las aguas por medio de SUDS para evitar que la contaminación ingrese a las aguas subterráneas afectándolas antes que lleguen a las calles.

El Ministerio de Vivienda y Urbanismo de Chile presentó el año 1996 a los SUDS como una medida alternativa para evitar inundaciones urbanas, pero no logró su utilización extensiva, por lo que no adquirieron la importancia necesaria para incorporarlos a la realidad nacional. Aún así, en octubre del 2013 la DOH diseñó un manual para su implementación (6).

Según lo estudiado y desarrollado en mi tesis de arquitectura del paisaje, Trama Urbana y Drenaje:Factores Claves para Mejorar la Calidad de Vida en Sectores Vulnerables, las inundaciones son el resultado de una urbanización descontrolada, una planificación ineficiente y de comportamientos impredecibles, característicos de todo elemento natural. Consecuentemente, la utilización de sistemas como los descritos es una forma de recuperar parte del suelo y su infiltración natural, idealmente con vegetación autóctona. Estos sistemas no buscan la eliminación de los colectores de infiltración, sino más bien la construcción de un trabajo de articulación conjunta entre ambos, ofreciendo una medida de acercamiento posible para lograr la integración idónea de los procesos urbanos a los flujos de los sistemas naturales.

Ignacio Rivera Muñoz es estudiante de arquitectura y del Magíster de Arquitectura del Paisaje de la Pontificia Universidad Católica de Chile. El contenido de esta columna y las imágenes que la acompañan forman parte de su tesis en curso Trama Urbana y Drenaje: Factores Claves para Mejorar la Calidad de Vida en Sectores Vulnerables, dirigida por el académico Danilo Martic Vukasovic.


Notas:
(1) Ver P. Trivelli, La Disponibilidad de Suelo Urbano en el Gran Santiago y la Región Metropolitana, Centro de Investigación Periodística (2014) <http://ciperchile.cl/2014/09/03/la-disponibilidad-de-suelo-urbano-en-el-gran-santiago-y-la-region-metropolitana/>.
(2) Gobierno Regional Metropolitano de Santiago, Política Regional de Áreas Verdes, Gobierno Regional Metropolitana de Santiago (2014).
(3) Información obtenida en la Dirección de Obras Hidráulicas.
(4) Ver Ministerio de Obras Públicas, Dirección de Obras Hidráulicas, Manual de Drenaje Urbano: Guía para el Diseño, Construcción, Operación y Conservación de Obras de Drenaje Urbano (2013).
(5) Información proveniente de la página web de la Dirección General de Aguas (2016) <http://snia.dga.cl/BNAConsultas/reportes>.
(6) Ver n.4.

Leyenda Imágenes:
(1) Sectores en peligro de inundación y sectores inundados el año 2015 en Santiago, Chile. Elaboración propia a partir de imagen satelital, Arcgis (2013) e información de Emol <www.emol.com> © Ignacio Rivera M., Trama Urbana y Drenaje:Factores Claves para Mejorar la Calidad de Vida en Sectores Vulnerables (2016)
(2) Sub-cuenca de Santiago y el crecimiento urbano de Santiago entre 1960 y el 2003. Elaboración propia a partir de fotografía aérea, Arcgis (2013) e información de Iván Poduje, El globo y el acordeón, 1960–2003 [Plano] en Santiago: Dónde Estamos y hacia Dónde Vamos (2016)
© Ignacio Rivera M., Trama Urbana y Drenaje:Factores Claves para Mejorar la Calidad de Vida en Sectores Vulnerables (2016)
(3) Área urbanizada y áreas verdes en Santiago. Elaboración propia a partir de información numérica otorgada por el Gobierno Metropolitano de Santiago, Política Regional de Áreas Verdes (2014) © Ignacio Rivera M., Trama Urbana y Drenaje:Factores Claves para Mejorar la Calidad de Vida en Sectores Vulnerables (2016)
(4) ROW Bioswale New York, Green Infraestructure Program © NYC Department of Environmental Protection
(5) ROW Bioswale New York, Green Infraestructure Program © NYC Department of Environmental Protection
(6) Bioswale Care y Standards for Green Infrastructures © NYC Department of Environmental Protection
(7) Cuenca de Infiltración. Elaboración propia a partir de imagen base de P. Petschek y M. Fluss M., Grading and Stormwater (2014) © Ignacio Rivera M., Trama Urbana y Drenaje:Factores Claves para Mejorar la Calidad de Vida en Sectores Vulnerables (2016)
(8) Badén de Infiltración con tubería. Elaboración propia a partir de imagen base de P. Petschek y M. Fluss M., Grading and Stormwater (2014) © Ignacio Rivera M., Trama Urbana y Drenaje:Factores Claves para Mejorar la Calidad de Vida en Sectores Vulnerables (2016)