Turbales de Chiloé: Articulando Intereses Productivos, Ecológicos, Sociales y Culturales en el Paisaje

Maayan Navon Espinoza para LOFscapes
11.04.2017

 


En los últimos diez años, la extracción de musgo Sphagnum en los Turbales de Chiloé es una actividad que ha ido en importante aumento. Esto ha generado un impacto ecológico tanto en ecosistemas puntuales como en toda la isla, principalmente por rol que cumplen los turbales en la regulación de diferentes procesos naturales. Esta situación ha abierto la discusión sobre la protección del musgo y el efecto que esto puede tener considerando la gran cantidad de agricultores que viven del recurso. Así, en relación a esta temática, la columna plantea que la actividad productiva puede llegar a ser una oportunidad clave para la conservación del paisaje de los turbales de Chiloé y la identidad local que esta actividad económica genera.

 

Originados hace miles de años, los turbales son un tipo de humedal que se caracteriza por acumular materia orgánica, conocida comúnmente como turba. Estos ecosistemas cubren menos del 3% de la superficie del planeta, sin embargo, almacenan el doble del carbono contenido en toda la biomasa forestal mundial, lo que los hace vitales en la mitigación del cambio climático (1).  A su vez, son fundamentales para la regulación hidrológica de los ecosistemas donde se emplaza, gracias a la predominancia del musgo Sphagnum (Pompón) que, por a su capacidad de retención de agua, juega un papel fundamental en estas funciones. A pesar de esto, tanto la turba -materia orgánica en descomposición- como la capa superior viva del musgo, son extraídas con el fin de su comercialización para diferentes fines, lo cual ha llevado a un aumento sostenido de su explotación, amenazando su existencia en todo el mundo.

En Chile encontramos turbales desde la Región de Los Lagos -en forma de parches- hasta la región de Magallanes, donde se desarrollan con mayor extensión. Específicamente en Chiloé, presentan una distribución dispersa rodeadas de campos y bosques, constituyendo una de las pocas reservas de agua a largo plazo. Esto porque la Isla Grande, al no presentar altas cumbres, no obtiene aguas de deshielo, dependiendo exclusivamente de las precipitaciones. Sumado a lo anterior, razones como el aumento poblacional, la deforestación de bosques y la extracción de turba, han desarrollado una crisis hídrica que se ha vuelto cada vez más relevante. (2)

Si bien la extracción de turba en la isla sólo se realiza en un par de lugares, la cosecha del musgo pompón (Sphagnum spp.) sí se ha difundido enormemente. Pese a que es posible realizar una extracción sustentable del pompón, como ha sido estudiado por diferentes científicos nacionales (3), en la mayoría de los casos se está llevando a cabo de manera desmedida. La alta demanda mundial junto a la falta de normativa y regulación ligada a la explotación de recursos en humedales en general, está iniciando un delicado problema ecológico. De hecho, en instancias de extracción, generalmente el musgo pompón y la turba no son diferenciadas, pese a que la turba no es un recurso renovable y su explotación genera un daño irreversible en el ecosistema.

En este contexto de desinformación, en Chiloé, la extracción de musgo es realizada principalmente por pequeños agricultores en sectores rurales, los que ejercen un sistema artesanal de cosecha, con procesos y técnicas manuales que denotan una relación cercana y comprensión directa con y del lugar (4), pero que muchas veces excede los parámetros de una cosecha sostenible. Por fortuna, el último tiempo, se ha hecho un esfuerzo por capacitar a estos productores, quienes han comenzado a valorar el potencial renovable del recurso y a comprender sus tiempo de recuperación asociado al volumen de extracción.

Si bien algunos abogan por una protección total de los turbales eliminando cualquier intervención en ellos, se ha probado que el enfoque conservacionista en relación a este paisaje no ha sido exitoso (5). El problema fundamental se basa en que al no haber un control activo en el lugar y al no recibir turistas o visitantes durante gran parte del año, los turbales, supuestamente resguardados, quedan vulnerables a la extracción ilegal de musgo o al vertimiento de basura en ellos. Esta situación empeora al interior de los bosques por su nivel de aislación visual, haciendo que su protección sea una tarea complicada y costosa.

Lo cierto es que, hoy en día, la extracción de musgo pompón o Sphagnum forma parte de una de las actividades productivas propias de los habitantes de Chiloé, de la cual dependen cientos de familias y la cual, se está insertando fuertemente en la cultura económica local y por tanto, configurando parte de la identidad chilota. De este modo, es importante considerar a la cosecha en turbales como una dimensión que construye paisaje, y por tanto, una oportunidad para su conservación a largo plazo.

Asumir esta condición mixta, que incluye tanto los elementos estéticos y ecológicos, como los productivos y socio culturales, es la clave para la subsistencia de los turbales en Chiloé. La apropiación de estos sitios por parte de las comunidades locales, la capacitación de sus propietarios y la introducción de una componente turística o educativa puede permitir, por un lado, un desarrollo local sostenible y por otro,  su resguardo mediante su consolidación como lugares atractivos y característicos de la Isla Grande de Chiloé.

Así, es fundamental que en países como el nuestro, donde la economía está altamente basada en la explotación de recursos naturales, se reflexione y genere instrumentos para valorar y normar la relación que establecemos con el medio. Donde la invitación es a apuntar a una mayor sintonía y cooperación entre intereses productivos, de conservación, y diferentes usos, como un acto vital para la supervivencia de este y otros paisajes, involucrando todos los elementos, actores, procesos y dinámicas que los conforman.

Maayan Navon. Alumna de Magister de Arquitectura del Paisaje en la Pontificia Universidad Católica de Chile. Actualmente desarrollando su tesis relacionada a las prácticas productivas de Sphagnum spp. como elemento articulador del paisaje en los turbales de Chiloé. 


Notas:
(1) Parish et al., eds., Assessment on Peatlands, Biodiversity and Climate Change, (Global Environment Centre, Kuala Lumpur & Wetlands International, Wageningen, 2008).
(2)  “Crisis hídrica obliga a reforzar entrega de agua” La Estrella de Chiloé, 2 de Febrero de 2016.
(3) Carolina León, Francisca Díaz, Christel Oberpaur y Erwin Domínguez (entre otros) han realizado estudios y publicaciones sobre el musgo Sphagnum y su regeneración, además de ensayos en terreno sobre producción sustentable de musgo Sphagnum en Chiloé y en otras regiones del país, recopilados en diferentes manuales de INIA.
(4) Los agricultores locales comprenden que por el tipo de suelo, no es factible la introducción de maquinaria al sitio. En cuanto a animales, estos solo los usan en verano cuando el nivel freático desciende, sin embargo tampoco es un recurso recurrente, por los surcos que dejan a su paso y por el riesgo de ensuciar el producto. Los agricultores ingresan a pie, a veces disponen tablas o troncos por donde transitar más fácilmente, sin otra herramienta que una horqueta y un saco. (Conversación en terreno, julio, 2015)
(5)  Un caso emblemático es el Jardín Botánico Turberas de Chiloé en el parque Teguel, Dalcahue, donde se conversó con el encargado de medio ambiente de este parque que permanece cerrado con cuidadores la mayor parte del año y solo se puede visitar con permisos especiales para visitas de colegios o similares. Los cuidadores comentaron acerca del vertimiento de basura y extracción no autorizada de musgo. (visitado en julio del 2015)

Leyenda Imágenes:
(1)  Mapa de turbales de Chiloé, visitados en 2015 © Maayan Navon para LOFscapes
(2)  Funcionamiento del ecosistema en un turbal © Maayan Navon para LOFscapes Se muestran los estratos de la tierra, el intercambio de gases y la interacción de especies vegetales y animales.
(3)  Agricultor recolectando musgo Sphagnum en Lecam (2015) © Maayan Navon para LOFscapes
(4)  Tendal de secado de Sphagnum (2015) © Maayan Navon para LOFscapes
(5)  Turbal en Púlpito, verano (2015) © Maayan Navon para LOFscapes
(6)  Turbal en Los Caulles en invierno (2015)© Maayan Navon para LOFscapes