El Paisaje Contenido

Antonio S. Río Vázquez para LOFscapes
26.09.2017


Los aprovechamientos hidroeléctricos se convirtieron en obras colosales en la historia del siglo XX y sirvieron de inspiración a arquitectos como Le Corbusier, que hallaron en la construcción de embalses la optimización de la técnica y el ideal de un «espíritu nuevo». Como auténticas “obras totales” que integran ingeniería, arquitectura y arte, los embalses, expresan de modo paradigmático el encuentro entre naturaleza e infraestructuras humanas, generando un paisaje sublime gracias al acto y la forma de la contención en el territorio.
 

La electricidad ha sido uno de los desarrollos técnicos más importantes e impactantes para la sociedad del siglo XX. En 1901, el escritor Émile Zola presagiaba: «Llegará un día en que la electricidad sea de todos, como las aguas de los ríos y el viento del cielo» (1) y, en 1914, Antonio Sant’Elia dibujaba la central eléctrica como una de las obras más representativas de su Ciudad Nueva, una metrópolis que alcanzaría su esplendor durante la noche, cuando la luz del sol diera paso a la energía eléctrica, demostrando el triunfo tecnológico y estético del hombre sobre la naturaleza.

Pese a las bondades resultantes del manejo de este fenómeno físico, a lo largo del siglo pasado, el creciente progreso industrial y la evolución de la demanda energética han generado un problema de abastecimiento en prácticamente todo el mundo. Con distinta escala y desarrollo según cada país, uno de los medios más utilizados, por su economía y eficacia, han sido los aprovechamientos hidroeléctricos. El arquitecto Vicente Temes los definía en 1954 como «el urbanismo aplicado a los ríos» (2) por sus múltiples posibilidades de aprovechamiento: producción de energía eléctrica, defensa contra las avenidas, creación de zonas de regadío, apertura de vías de comunicación y comercio, abastecimiento de aguas, entre otros. Con la presa como elemento principal, se convirtieron en un referente para creadores como Le Corbusier que, en reiteradas ocasiones, escogió las presas como el emblema del nuevo espíritu en arquitectura, declarando por primera vez sus impresiones sobre un inmenso embalse en construcción en los Alpes: «Una obra semejante —escribió— es la grandiosa premisa de los tiempos próximos» (3). Lector atento de su tiempo, intuyó las posibilidades de proyecto que permitían los diferentes elementos del conjunto: las presas, las centrales, las estaciones de transformación y los poblados para trabajadores; cada uno entre sí y con el territorio y el paisaje. Las características propias de cada emplazamiento, así como las soluciones adoptadas para la presa y para los edificios auxiliares —de escala tan distinta y tan difícil solución formal— ofrecían un campo óptimo para la colaboración entre múltiples disciplinas, generando una obra total a la manera corbusieriana: «He estado en los Alpes y he visto una de las creaciones más hermosas que puede alcanzar la iniciativa humana: la presa Barberine» (4).

Otra de las monumentales obras hidráulicas, que interesó de modo especial al arquitecto, fue el macroproyecto de la Tennesse Valley Authority (TVA), desarrollado desde principios de la década de los treinta en los Estados Unidos. Como él mismo lo recordaba en sus palabras: «El hombre y la naturaleza, las leyes de la naturaleza y los cálculos que también expresan las leyes del mundo, imaginación humana en busca de la armonía... La negligencia había desatado eventos catastróficos en el valle. Las cosas iban de mal en peor. La naturaleza fue tomada de la mano y, finalmente, su ira fue calmada; una vez más se volvió maternal. El flujo cíclico de agua ha provocado una regeneración maravillosa; los hombres se encuentran de nuevo con la abundancia y la promesa de la felicidad. Y también, en el dominio de la naturaleza, se sentían orgullosos por haber creado las grandes presas que son portadoras de esplendor físico y espiritual» (5).

La obra total de la TVA llevó al límite la idea de integración interdisciplinar. Ya no eran simplemente grandes presas —como la emblemática de Norris— con sus centrales hidroeléctricas, edificios auxiliares y poblados obreros. También apareció el paisajismo, la explotación agrícola, la accesibilidad territorial, el diseño de asentamientos completos, entre otros, dentro de un extraordinario proyecto que, con sus logros y sus fracasos, puso de manifiesto la auténtica dimensión técnica y funcional de los embalses, incluso como reclamo estético, un aspecto que todavía pervive en la actualidad, con ejemplos como la serie de televisión francesa Les Revenants (2012), donde la presa es una protagonista más que sirve para relacionar naturaleza y artificio, la vida y la muerte, en un pequeño pueblo alpino.

Este componente inspirador de los embalses lo podemos encontrar también en el arte, con una obra tan significativa como Valley Curtain, propuesta por Christo y Jeanne-Claude en los años setenta en Rifle (Colorado). Cómo si de una gran presa se tratase, la cortina naranja corta dramáticamente el valle, ofreciendo su monumental geometría, en este caso leve y mutable, sobre la geografía existente. De nuevo surge el triunfo técnológico y estético del hombre sobre la naturaleza y el territorio como parte del proyecto de paisaje. Así lo dejó escrito Le Corbusier en su Entretien avec les étudiants des Ecoles d’Architecture: «podría tratarse de una casa de fin de semana o de un palacio inmenso, de una presa hidráulica o de una fábrica, la llamada a la imaginación permanece constante» (6).

Antonio S. Río Vázquez. Doctor arquitecto y profesor en el Departamento de Proyectos Arquitectónicos, Urbanismo y Composición de la Universidade da Coruña. Ha sido profesor invitado en la Robert Gordon University de Aberdeen (Reino Unido), en la Universidade do Minho (Portugal) y en la Università degli Studi di Roma La Sapienza (Italia).


Notas:
(1) E. Zola, Trabajo (Madrid: Ediciones de la Torre, 1991)
(2) V. Temes, «La arquitectura de los aprovechamientos hidroeléctricos», Revista Nacional de Arquitectura 147 (Madrid, 1954)
(3) Le Corbusier, Urbanisme (París: Crés, 1925)
(4) T. Benton, The Rhetoric of Modernism: Le Corbusier as a Lecturer (Basel: Birkhäuser, 2009)
(5) Le Corbusier, When the cathedrals were White (Nueva York: Reinald and Hitchcock, 1947)(6) Le Corbusier, Entretien avec les étudiants des Ecoles d’Architecture (París: Minuit, 1957)

Leyenda Imágenes:
(1) Antonio Sant’Elia, Central eléctrica (1914) © Colección Paride Accetti, Milán
(2) Presa Barberine, situada en el cantón suizo de Valais. Tarjeta Postal. © Notre Histoire
(3) Presa Cherokee de la TVA en construcción (Tennessee, 1945) © Library of Congress. Prints and Photographs Division
(4) Presa de Tignes (Francia) en una imagen de la serie de televisión Les Revenants, creada por Fabrice Gobert (2012) © Canal+
(5) Christo and Jeanne-Claude, Valley Curtain (Rifle, Colorado, 1970-72) © Christo
(6) Presa de Belesar (Galicia, España, 1963) © GasNatural