Frente de Río y el Valor del Mapocho Rural

FUTURIZA: PANORAMA Y MATERIA
Yohanna Carvajal Rojas para LOFscapes
06.11.2018 


A lo largo de su historia, el tramo urbano del río Mapocho se ha sometido a una serie de transformaciones, tanto en su cauce como en el espacio público asociado a sus riberas, consolidándose como un hito de la ciudad para los santiaguinos. Sin embargo, en su tramo rural, el Mapocho se ha visto afectado por la alta presencia de vertederos y campamentos en sus riberas, llegando a perder su valor cultural, transformándose en un elemento de estigmatización para los habitantes ribereños.
 

Throughout its history, the urban stretch of the Mapocho river has undergone a series of transformations, both in its channel and in the public spaces associated to its banks, consolidating as a landmark in Santiago recognized by all of its citizens. Unlike this, the rural stretch of the river has been affected by the presence of landfills and irregular camps on its banks, which has caused it to loose the cultural value, and even bearing with the stigmatization to its own dwellers.


Con sus 110 kilómetros el río Mapocho baja torrentosamente desde la cordillera de los Andes hasta desembocar en el río Maipo, y en su recorrido, pasa por 16 comunas. En su tramo urbano comprendido entre Lo Barnechea y Pudahuel, el río está canalizado con anchos que varían entre los 42 y 65 metros. En este sector, ha estado presente en la experiencia citadina por medio de un sistema de parques públicos en sus riberas, donde la relación entre río y ciudad se estableció tempranamente en un borde construido como una distancia topográfica entre recreación y cauce. Mientras que, en su tramo rural ‒entre Maipú y El Monte‒, el río no presenta canalizaciones y sus anchos varían entre 200 y 500 metros, conformando un paisaje bastante diferente.  Este tramo fue apropiado por sus habitantes desde inicios del siglo XX, estableciendo una serie de balnearios furtivos en sus riberas más propicias. Sin embargo, producto de la contaminación, en las últimas décadas este tramo se ha convertido en uno marginal, situación que ha comenzado a revertirse gracias al saneamiento de sus aguas. 

La cercanía entre el río y el área urbana en las comunas rurales, junto con la envergadura que alcanzan sus riberas, han sido determinantes para establecer diferentes tipos de relación e interacción entre los habitantes y el río. El hecho de que el Mapocho no esté canalizado ha posibilitado establecer diferentes grados de uso y ocupación, lo que ha marcado en gran parte el carácter de estas relaciones de uso asociado al agua, estando presente de distintos modos en el itinerario de los habitantes ribereños. El imaginario construido por esta cotidianeidad se asocia a la diversidad de elementos del paisaje como el río, esteros, lagunas y piscinas. Los más recordados son el balneario El Trapiche en Peñaflor y las piscinas ‘La Turbina’, ‘El Paraíso’ y ‘Yamil’ en El Monte. A su vez, la comuna de Talagante posee una larga relación con el Mapocho desde sus comienzos. Los relatos sobre el río como balneario datan desde 1920, y mencionan “que hacia el verano las familias buscaban esparcimiento y recreación a orillas del río. Hubo años en que incluso la municipalidad se preocupó de instalar una ramada a fin de que las familias pudieran capear el intenso calor. Aquí estuvo la génesis de la arraigada costumbre de los baños bajo el viaducto del tren.” (1) Más tarde, en los años ’50 se construyó la piscina bajo el puente ferroviario, lo que también aportó al turismo de la comuna. Se abrieron posadas para alojamiento, instalándose en sus alrededores varios restaurantes para atender a la numerosa cantidad de gente que la visitaba cada fin de semana. Este popular balneario quedó en la memoria de los talagantinos, específicamente en el recuerdo de tres clavadistas que en las décadas de los ’50 y ’60 saltaban desde las barandas del puente hacia la piscina. Desafortunadamente la contaminación de las aguas junto con el deterioro de su calidad, causaron que estos populares balnearios fueran clausurados, ya que muchos de ellos operaban con aguas del río o se ubicaban directamente en él.

Hoy la totalidad de las aguas del río se encuentran saneadas, y gracias a ello, surgió la posibilidad de rescatar una serie de espacios públicos en sus riberas como parques, balnearios asociados a su borde, senderos peatonales a lo largo del cauce y paseos costanera. A pesar de lo anterior, el río sigue siendo víctima de personas inescrupulosas que lucran con sus riberas, estableciendo sectores de extracción de áridos y una gran cantidad de vertederos clandestinos, junto con la presencia de tomas, haciéndolo inaccesible y con ello, ocultando su paisaje. Producto de esto, la comunidad alejada y desplazada comenzó a olvidar su antiguo balneario, provocando un deterioro de la ecología presente en él. 

Para revertir esta situación, es que formamos la organización Frente de Río (2), que tiene como objetivo principal hacer realidad el Parque Río Mapocho Talagante, mencionado en el PRMS (3) y también en el PRC de Talagante (4). Actualmente, existe una posibilidad latente de recuperar el río y hacerlo parte del patrimonio natural y cultural de la comuna. Las observaciones en terreno aportaron una visión diferente de la que aún se tiene del río como un lugar contaminado, con malos olores y desgaste en general. Comprobamos que en este tramo posee atributos naturales y escénicos valiosos y favorables para asociarlos a programas recreativos. De acuerdo con lo anterior, reclamar y rescatar el Mapocho Rural para los habitantes ribereños es un proceso tanto cultural como ecológico. Es importante respetar su cauce y recuperar sus riberas, generando las condiciones para la recuperación de su flora y fauna de modo que finalmente se transforme en un corredor ecosistémico, parte del paisaje, tanto urbano como rural, abierto al goce de los habitantes de la Región Metropolitana. 

En este contexto, la manera en que visibilizamos y educamos a los vecinos talagantinos, posibilitará que ellos interactúen con el río y, al mismo tiempo, logren reestablecer un vínculo con él, activándolo y haciéndolo parte de su cotidianeidad. Desde esta perspectiva, transformar la manera en que las personas lo ven será fundamental para que adquiera valor dentro de la sociedad, quien es finalmente la que puede hacer efectivo este nuevo imaginario.

Yohanna Carvajal Rojas. Arquitecta y Magister en Arquitectura del Paisaje de la Pontificia Universidad Católica de Chile (2017). Actualmente colabora como Consejera Territorial M42K–Aguas Abajo en la Plataforma M42K_Lab y como miembro directivo de la Agrupación Frente de Río de la comuna de Talagante, que tiene como objetivo principal contribuir a la conservación del patrimonio natural y cultural del Paisaje Ribereño de la comuna.  El interés principal en lo profesional está en poner en valor los paisajes culturales como un modo de revalorización de los lugares y contextos, de manera de contribuir a fortalecer la identidad que los define.


Notas:
(1) Hernán Bustos Valdivia, Historia de Talagante(Talagante: I. Municipalidad de Talagante, 2008). 
(2) Frente de Río es una organización sin fines de lucro que trabaja con convicción propia e independiente, para contribuir a la conservación del patrimonio natural y cultural del paisaje ribereño de la comuna de Talagante, favoreciendo un desarrollo responsable e integral para sus comunidades. Nuestro objetivo es crear un cambio en la manera en que el río Mapocho es percibido y valorado por sus habitantes. A partir de estrategias capaces de integrar, visibilizar y valorar el borderio, de manera tal, que se revalorice y vuelva a conectar la relación entre el río y la comunidad, recuperando un imaginario que alguna vez fue muy fuerte en los talagantinos.
(3) Desde el Plan Regulador Metropolitano de 1994, el río Mapocho es considerado como Parque Metropolitano.
(4) El Plan Regulador Comunal de Talagante, vigente desde el año 2011, considera un área de 116 hectáreas destinadas a Parque Metropolitano río Mapocho - Talagante.

Leyenda Imágenes:
(1) Mapocho Rural Como Paisaje Cultural en "El Mapocho Rural y la Identidad del río como balneario, reclamación del Paisaje de borderío de Talagante” © Yohanna, Carvajal R. para LOFscapes. 
(2) Mapocho Rural – Paisajes Favorables para la recreación hoy en "El Mapocho Rural y la Identidad del río como balneario, reclamación del Paisaje de borderío de Talagante” © Yohanna, Carvajal R. para LOFscapes.
(3) Plano identidad balnearia en la comuna de Talagante en "El Mapocho Rural y la Identidad del río como balneario, reclamación del Paisaje de borderío de Talagante” © Yohanna, Carvajal R. para LOFscapes.
(4) Dario Sarret Toro, Piscina Bajo el Puente Ferroviario (1959) – © archivo personal del autor.
(5) Dario Sarret Toro, Los Clavadistas del Puente Ferroviario (1959) – © archivo personal del autor.
(6) Plano Fragilidades del borderío talagantino en "El Mapocho Rural y la Identidad del río como balneario, reclamación del Paisaje de borderío de Talagante” © Yohanna, Carvajal R. para LOFscapes.
(7) Area Parque río Mapocho Talagante en "El Mapocho Rural y la Identidad del río como balneario, reclamación del Paisaje de borderío de Talagante” © Yohanna, Carvajal R. para LOFscapes.
(8) Abuelos Mirando el Mapocho talagantino en "El Mapocho Rural y la Identidad del río como balneario, reclamación del Paisaje de borderío de Talagante” © Yohanna, Carvajal R. para LOFscapes.
(9) Collage Uso balneario en "El Mapocho Rural y la Identidad del río como balneario, reclamación del Paisaje de borderío de Talagante” © Yohanna, Carvajal R. para LOFscapes.