Interno Verde: una invitación a los jardines de Ferrara

FUTURIZA: PANORAMA Y MATERIA
Constanza Bianchini T. para LOFscapes
20.08.2019


“¿Quieres amar a un jardín?Dos días dedicados a los curiosos, a los que frente a un portón cerrado comienzan a soñar con los jardines que no pueden ver.Así resume su invitación el festival Interno Verde que el 11 y 12 de mayo pasado realizó su cuarta versión, convocando a descubrir el patrimonio de más de 90 jardines privados de la ciudad italiana de Ferrara.
 

Interno verde: an invitation to the gardens of Ferrara

"Do you want to love a garden? Two days dedicated to the curious, those who, in front of a closed gate, begin to dream about the gardens they cannot see." This is how the invitation for the Interno Verde festival, which on May 11 and 12 made its fourth version, summed up to discover the heritage of more than 90 private gardens in the Italian city of Ferrara.


“El viajero refinado, cuando visita una ciudad, quiere entender cuál es la parte más secreta de esta, quiere entrar en el corazón de los barrios, quiere coger la cualidad impalpable del habitar, que no se revela solo con el tipo de arquitectura que delimita las calles y su espacio (aunque ya aquí se captan algunos aspectos) y ni siquiera en el tipo de residencia que algunos barrios privilegiados esconden. Esta cualidad, que es al mismo tiempo cerrada e inaccesible (por lo menos a simple vista), es el jardín”. Con estas palabras del libro “Ferrara Rara” (1), el arquitecto italiano Carlo Bassi expresa genuinamente el espíritu del festival “Interno Verde” que ya cuenta con cuatro versiones en la ciudad emiliano-romañola de Ferrara; la más reciente, celebrada en mayo del presente año. 

Ferrara, situada en el norte de Italia, cerca de Venecia, es reconocida en el año 1995 como Patrimonio Mundial de la Humanidad, como ejemplo de ciudad proyectada en el Renacimiento que conserva intacto su legado medieval. Esta ciudad es conocida por sus murallas y su icónico castillo rodeado por un foso de agua, antigua residencia de la familia d’Este. Esta fortaleza se encuentra en el corazón de la ciudad, desde el cual se despliega la urbanización en un radio de solo 1 kilometro aproximadamente. Al recorrerla, domina el carácter duro de materiales como el ladrillo, los adoquines, la piedra, en una configuración de laberinto de estrechos e intrincados callejones de una escala íntima (por lo general, las edificaciones no superan los 3 a 4 pisos de altura). Esto contrasta con otro tipo de espacios blandos, los hortus conclusus (2), patios interiores configurados por material vegetal protegidos por murallas, secretos al público gracias a su ubicación al interior de manzanas o edificios.

Estos espacios privados, son los que abre al público Interno Verde un fin de semana primaveral cada año desde 2016, evento organizado por la asociación Il Turco (www.ilturco.it). 
La inscripción al festival, de un valor de 10 euros, es abierta a todo público e incluye un brazalete con el que se puede acceder a los jardines. Los itinerarios los arma cada persona a su elección, en base a un mapa y un programa (3). El éxito de este proyecto se refleja en el creciente interés que ha ido concitando, tanto en los participantes que ponen sus jardines a disposición, como en la cantidad de visitantes. Mientras en su primera versión (2016) se podía visitar 37 jardines, la última incluyó 94, ya que los itinerarios se extendieron a las villas en el territorio agrícola fuera de las murallas de la ciudad, e incluso incorporándose también paseos en avión para poder apreciar los jardines desde otra perspectiva (4). Por su parte, los visitantes aumentaron desde 3.500 personas aproximadamente en 2016, hasta duplicar su convocatoria con 7.044 en 2018 (5). El éxito del evento también se refleja en su capacidad de ser referente, ya que próximamente la asociación replicará el evento por primera vez en la ciudad Mantova el 14 y 15 de septiembre próximo.

Un componente central del proyecto es la participación de un voluntariado de aproximadamente 230 personas, principalmente jóvenes universitarios de la ciudad que cumplen el rol de anfitriones de cada jardín. Anna Santangelo, voluntaria en 2018, comenta: “mi rol de anfitriona tuvo lugar en una pequeña pero acogedora terraza frente al Castillo Estense; cuando participas en un festival como este, entras en relación con distintos tipos de personas, pero lo que más me impresionó es que todos tenían una cosa en común: la curiosidad. Querer ver qué hay detrás de una puerta o un espacio cerrado que en el resto de los otros días permanece oculto.Como señala la asociación "Ilturco", el objetivo del Festival "es hacer que los visitantes tomen conciencia de respeto y de valorización del verde" y gracias a mi experiencia como voluntaria puedo decir que las personas responden de manera positiva y contundente a este objetivo. ¡Sugeriría un festival verde para cada ciudad!” (6). 

La experiencia que constituye el evento se visualiza en los distintos elementos de difusión, adoptando una estética identitaria, tal como ocurre en las corridas y festivales de música. Para éste, se produce una serie de materiales como afiches, trípticos, folletos, brazaletes y poleras, entre otros, además de la difusión por redes sociales. A su vez, esta experiencia trasciende en la publicación de un libro anual asociada al evento de ese año que incluye mapas, descripciones arquitectónicas y botánicas, investigaciones históricas y fotografías de los jardines.

Por otra parte, la apertura de los jardines va acompañada de iniciativas culturales como conciertos, proyecciones, excursiones fluviales, muestras fotográficas, visitas guiadas, talleres para niños y adultos, obras artísticas performáticas, lecturas y otros tipos de encuentros. Los jardines se prestan como escenarios teatrales de esta serie de iniciativas, pero por sobre todo, se entienden como una posibilidad de encuentro social, uno de los principales objetivos de los organizadores. Estos relatan: “los jardines secretos son un instrumento para dar a conocer la historia de la ciudad, para hacer dialogar a sus habitantes relacionando el pasado con el presente, para facilitar una dimensión de intercambio y de recíproca confianza, de atención con el prójimo, para invitar a quien no conoce Ferrara a salir del típico itinerario turístico a encontrar el real espíritu auténtico de la ciudad”. (7)

Esta experiencia ferraresa resulta inspiradora. ¿Qué jardines privados podríamos considerar un patrimonio botánico, histórico y arquitectónico en nuestras ciudades? ¿Qué lugares esconden jardines únicos y desconocidos? Algunos lugares que se podrían integrar a un evento similar, pero local, son los jardines del Ex-congreso, de la Iglesia San Francisco, de la Basílica la Merced, de la Recoleta Dominica, o patios de colegios como el del San Ignacio o María Auxiliadora. A estos, hoy, tal vez se pueda entrar preguntando, pagando una entrada, declarando algún motivo específico –o una simple excusa–, pero hay muchos otros a los que definitivamente no se puede acceder. Respecto a la gestión, en el caso de Ferrara, se sustenta en sus universidades, principal actividad de la ciudad. Son precisamente los estudiantes los que se involucran en el despliegue del evento. ¿Cómo se podrían imitar esta actividad en Chile, involucrando a los propios habitantes para promover el valor y la identidad con el lugar en el que habitan? Tal vez habría que empezar por dibujar y con ello hacer ver los jardines ocultos de la ciudad.

Constanza Bianchini Törey es arquitecta y Magíster en Arquitectura del Paisaje de la Pontificia Universidad Católica de Chile. El año 2016 realiza un intercambio universitario en la ciudad de Ferrara, donde conoce el proyecto Interno Verde.

(7) Ferrara 1600 © wikimedia.org

Notas:
(1) Traducción de la autora. C. Bassi. Ferrara rara. Perché Ferrara é bella(Associazione Archivio Cattaneo. 2015).
(2) Hortus conclusus es la forma típica de un jardín medieval, especialmente vinculado a monasterios y conventos. Es una zona verde, generalmente de pequeño tamaño, rodeada de muros altos, donde los monjes plantaban principalmente plantas y árboles para fines alimentarios y medicinales.
(3) internoverde.it
(4) Quanto é verde Ferrara dall´alto. Mayo 2019. Recuperado en: https://www.estense.com/?p=776081
(5) Il Turco. Recap Interno verde 2016-2017- III edizione 2018.  
(6) Traducción de la autora. Entrevista el 18 Julio 2019 a Anna Santangelo (voluntaria evento Interno Verde en 2018).
(7) Traducción de la autora.  Interno verde apre nuovi giardini di Ferrara. Febrero 2018. https://www.estense.com/?p=668324

Leyenda Imágenes:
(1) Interiores verdes de Ferrara 1703. © Constanza Bianchini T. para LOFscapes. Elaborado en base a–©lapuntaseccastampeantiche.com
(2) Sede della Banca di Credito Agrario, Ferrara. © Constanza Bianchini T. para LOFscapes. Elaborado en base a–C. Bassi. Ferrara rara. Pág. 151.
(3) Palazzo dei Diamanti y Palazzo di Ludovico il Moro, Ferrara. © Constanza Bianchini T. para LOFscapes. Elaborado en base a–C. Bassi. Ferrara rara. Pág. 138, 89.
(4) In volo sui giardini di Ferrara con Interno Verde. ©filomagazine.it
(5) Secuencia imágenes Interno Verde 2018 © Constanza Bianchini T. para LOFscapes. Elaborado en base a–https://vimeo.com/270052996
(6) Jardín de Interno verde © https://www.estense.com/?p=668324
(7) Ferrara 1600©wikimedia.org